Descalcificadores sin sal, ¿la opción más ecológica?

Por Descalcificador Ecocal / 07 Marzo 2017 / No hay comentarios

Mucha gente en la actualidad, utiliza un descalcificador de agua para evitar los problemas de la cal, que pueden ser realmente molestos. Esta puede acumularse en instalaciones y electrodomésticos, entorpeciendo su funcionamiento y provocando, también, tenerlos que renovar antes de tiempo.

De descalcificadores de agua podemos encontrar de diferentes tipos, como son los descalcificadores de sal y, su alternativa más reciente, los descalcificadores sin sal.

¿Pero cuál escoger? En este artículo explicaremos las características básicas de ambos, centrándonos especialmente en el impacto medioambiental de cada uno de ellos.

LOS DESCALCIFICADORES CON SAL

descalcificador con salLos tradicionales descalcificadores con sal funcionan a través de un procedimiento que se basa en un intercambio iónico, concretamente, intercambian los iones de calcio y magnesio presentes en el agua, por iones de sodio. Este intercambio de iones se realiza a través de una resina que atrapa los iones de calcio y magnesio y los sustituye por iones de sodio. Como consecuencia, el agua resultante contiene sal y no es apta para el consumo.

Esta presencia de sodio en el agua descalcificada favorece la corrosión, y puede provocar la liberación de metales tóxicos presentes en las instalaciones, como el hierro, plomo y cobre.

Por otra parte, los descalcificadores con sal necesitan de otra fase para su correcto funcionamiento: la fase de regeneración. La resina utilizada en el proceso necesita renovarse para volver a cargarse de iones de sodio y así poder continuar funcionando. Para renovarla es necesario invertir una cantidad de agua considerable únicamente con esta finalidad.

Como alternativa al descalcificador tradicional, encontramos los descalcificadores sin sal que se presentan como una opción más sostenible de manera económica y medioambiental. Como su nombre indica, este tipo de descalcificadores no utilizan el sodio en su proceso y tampoco modifican las características químicas del agua, manteniendo sus propiedades saludables y haciendo que el agua resultante sea potable y apta para el consumo.

LA CORROSIÓN

La corrosión

Para protegernos de la corrosión, los descalcificadores sin sal funcionan gracias a un sistema de protección catódica basado en ánodos galvánicos que están compuestos por una aleación metálica que tiene una tendencia a la oxidación mayor que la de las estructuras de la instalación que se pretenden proteger. De esta forma, estos ánodos se convierten en el blanco de la oxidación y evitan uno de los inconvenientes más peligrosos de los descalcificadores con sal: la corrosión.

AGUA MALGASTADA

Otra problemática que solucionan los descalcificadores sin sal con respeto a los descalcificadores de sal, es la de la cantidad de agua malgastada que estos últimos generan. Como ya se ha explicado, en la fase de regeneración de la resina se utiliza una gran cantidad de agua, siendo necesario hacer este proceso varias veces al mes. Esta es una cantidad de agua demasiado elevada, no solo por el gasto económico, sino por el derroche de litros en un mundo en el que la escasez de agua afecta ya a todos los continentes.

Además, el agua resultante de los descalcificadores con sal, no es apta para el regadío y bastante perjudicial para el medio ambiente. Pues afecta la permeabilidad del suelo y puede causar problemas de infiltración. El exceso de sodio puede causar, también, dispersión y disgregación del terreno, convirtiendo los descalcificadores con sal en una opción nada ecológica.

LA ALTERNATIVA AL DESCALCIFICADOR CON SAL

descalcificador ecológicoAsí pues, el resultado parece claro. Frente a todos estos hechos expuestos, los descalcificadores sin sal se presentan como una alternativa mucho más ecológica, ya que su proceso no genera residuos contaminantes y soluciona los problemas de los descalcificadores tradicionales. Es cierto que no podemos solucionar de golpe todos los problemas medioambientales con los que se enfrenta la Tierra, pero sí que podemos poner nuestro grano de arena en el momento de escoger esos productos que generan menos impacto en ella. La elección está en nuestras manos.

El descalcificador sin sal más eficaz con resultados garantizados  Ver equipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *